Skip to Georgetown y América Latina Full Site Menu Skip to main content
June 2, 2020

Líderes empresariales discuten el impacto económico de la crisis COVID-19 en América Latina

 ​Este seminario web buscó comprender las oportunidades de innovación que puede ofrecer este momento disruptivo. En particular, reunió expertos para evaluar cómo los sectores empresarial y gubernamental podrían aprovechar este momento para fomentar el crecimiento y la innovación para América Latina. Analizó detenidamente los roles que desempeñan las diferentes industrias, productos básicos y mercados financieros en la región, y cómo su realineamiento podría desatar nuevas oportunidades.

Los panelistas Alvaro Fernandez, Hector Schamis Manuel Balbontin, Muni Jensen y Ricardo Ernst en Zoom
Los panelistas Alvaro Fernandez, Hector Schamis Manuel Balbontin, Muni Jensen y Ricardo Ernst en Zoom

Durante el verano de 2020, el Centro de Estudios Latinoamericanos de Georgetown y el Programa de Liderazgo para América Latina ofrecerán una serie de eventos que abordan tanto las oportunidades de innovación como los problemas que surgen de la crisis COVID-19 en América Latina. Su primer panel tuvo lugar el 27 de mayo de 2020 y discutió el impacto económico del COVID-19.

Oportunidades y desafíos para la región

Las crisis económica y de salud causadas por la pandemia COVID-19 ha generado preocupación por las posibilidades de democracia y desarrollo en América Latina. América Latina es ahora la región más afectada en el mundo por el COVID-19. La pandemia está demostrando ser una de las peores crisis en la historia de América Latina. A pesar de estos intensos desafíos, los panelistas tomaron una visión positiva de la situación, buscando oportunidades para la región mientras combate y eventualmente emerge de la crisis. 

La Sra. Muni Jensen, asesora principal del Grupo Albright Stonebridge y ex diplomática colombiana, habló de cuatro oportunidades principales que se pueden lograr a través de la colaboración entre los sectores público y privado: emulación, compromiso, planificación a largo plazo e innovación. Siendo que América Latina está unas pocas semanas detrás de otras regiones afectadas por el virus, puede manejar mejor la crisis emulando las buenas respuestas de otros países y evitando sus respuestas inefectivas. América Latina también puede aumentar la participación mundial al ir más allá de los productos básicos, interactuar con empresas internacionales y aumentar la protección de los inversores. La región debe aprovechar esta oportunidad para crear una visión a largo plazo que se centre en el desarrollo sostenible y la igualdad de género. "Innovación es la palabra clave en este momento", dijo Jensen.

"Esta es una situación de largo plazo. No solo nos estamos adaptando para el corto plazo, para el confinamiento, para encontrar formas de salir de esta situación específica. Creo que es una oportunidad para América Latina".

El Sr. Manuel Balbontin, presidente de la Junta Latinoamericana de la Universidad de Georgetown y socio, fundador y presidente ejecutivo de Compass Group, y el Sr. Álvaro Fernández, CEO de Alfa S.A.B de C.V., ambos explicaron la crisis financiera que enfrenta América Latina. Balbontin destacó el problema actual de la informalidad laboral. "La informalidad laboral en la región es enorme", explicó. "No solo [es] un problema económico ... sino que en una situación como esta ... los países están poniendo medidas fiscales masivas para tratar de ayudar a la situación [y] es muy difícil distribuir eso". A pesar de las tendencias regionales generales, Balbontin recordó a la audiencia que no hay una solución única para una región diversa. Fernández exhortó a América Latina a intensificar y diversificar su producción.

El profesor Héctor Schamis, profesor adjunto del Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Georgetown, se preocupó por el estado de la economía y la democracia luego de la pandemia y advirtió que América Latina podría enfrentar otra "década perdida". Schamis dijo: “Tengo una reflexión muy sombría, es decir, sin el COVID-19 podríamos haber tenido esta conversación en los mismos términos o en términos bastante similares. ¿Por qué el crecimiento es lento, por qué estamos tan atados a los ciclos de precios? ¿Por qué, diría yo, somos incapaces de aprender? Antes de la pandemia, América Latina ya enfrentaba un estancamiento económico. América Latina no había utilizado su período de auge a principios del siglo para invertir en educación e infraestructura, y la región no había considerado una política anti-cíclica. Proteger e incentivar la inversión en América Latina será una parte crucial de la respuesta a la crisis económica.

Los problemas urgentes de América Latina

Moderando el panel, el Profesor Ricardo Ernst, Presidente de Baratta en Negocios Globales y director ejecutivo del Programa de Liderazgo para América Latina en la Universidad de Georgetown, preguntó a cada panelista cuál problema ellos creen es el más urgente para resolver en América Latina. 

Balbontin pensó que las políticas fiscales deben ser más agresivas para enfrentar la crisis económica y aprovechar la oportunidad de aumentar el comercio y la producción e invertir en infraestructura. Jensen agregó que países como Colombia y Costa Rica han tenido respuestas superiores al virus en la centralización de sus respuestas. Ella reflexionó,

"Como ha caído sobre nosotros una crisis muy global, el mundo mira hacia adentro. Y lo que debe ser una solución coordinada global se ha convertido en luchas a veces entre gobiernos municipales y estados ... Hay mucha confusión ... tribalismo y ... desorganización. Y eso resulta en algo muy peligroso, que es que la confianza se erosiona entre los ciudadanos y sus gobiernos. Y creo que es una oportunidad clave para que las empresas intervengan donde otros actores están fallando."

Schamis sostuvo que a pesar de encontrarse en una era de proteccionismo, los países deben adoptar soluciones globales; También destacó la desigualdad de género como un problema urgente, especialmente dado el aumento de las desigualdades y amenazas que enfrentan las mujeres como resultado del virus. También predijo que, dada la ira actual del Occidente con la mala gestión del virus por parte de China, es probable que los países prioricen hacer frente a las prácticas comerciales injustas de China.

Habilidades para el futuro

Al cerrar el panel, Ernst preguntó a cada panelista qué habilidades deberían desarrollar los estudiantes para prepararse mejor para enfrentar los desafíos que enfrentan América Latina y el mundo. Jensen destacó la necesidad de flexibilidad y conocimiento de los asuntos globales. Schamis hizo un llamado a más ingenieros para desarrollar infraestructura en América Latina. Fernández subrayó la necesidad de empatía y conocimiento de la historia. Finalmente, Balbontin enfatizó el espíritu empresarial, la innovación y la positividad. Ernst terminó el panel con una nota de esperanza. "Tenemos que ser optimistas, tenemos que ser positivos ... Aprovechemos esta oportunidad para trasladar a América Latina al lugar y la posición que merece y a dónde pertenece".